Digital, Thinketers

¿Cómo nació Pompeii? Jaime Garrastazu en Thinketers Live

Jaime Garrastazu, cofundador de la marca de zapatillas Pompeii, no se perdió #ThinketersLive y nos contó la historia de Pompeii, una empresa con tan solo 4 años de recorrido, pero con mucho que contar.

¿Quién está detrás de Pompeii?

Pompeii fue fundada en 2014 de la mano de 4 amigos, “4 fools” como dice Jaime, con ninguna idea sobre el sector textil y a punto de terminar sus respectivas carreras.


Jaime Garrastazu, cofundador de Pompeii.






















Jaime y sus 3 amigos querían montar un negocio de ropa y después de descartar gafas, camisetas… se decantaron por las zapatillas. Con una inversión inicial de 18.000 euros y sin ningún conocimiento sobre el sector, lo primero que hicieron fue preguntar a Google: “Cómo se hacen zapatillas”.

En esta primera búsqueda, encontraron un montón de información técnica sobre la fabricación de zapatillas y no entendían nada. La segunda pregunta que le hicieron al buscador fue “Dónde se hacen zapatillas”. De ahí, salieron dos zonas identificadas: Elche y La Rioja. Tras unas cuantas llamadas telefónicas a diferentes fabricantes de Elche, un discurso decente y un par de reuniones… nació el primer diseño de las zapatillas Pompeii.


¿Cómo se empezaron a vender las zapas de Pompeii?



En un primer momento, se gastaron toda su inversión en la fabricación de las zapatillas por lo que no tenían dinero para marketing. Ante la falta de recursos para promocionar sus nuevos diseños se hicieron dos preguntas:

• ¿Dónde está la gente? En redes sociales

• ¿Cuánto cuesta estar en redes sociales? La barrera de entrada es baja.

Y así, se abrieron sus perfiles sociales en Instagram y en Facebook para conseguir conectar con su audiencia.

Desde el primer momento, desde Pompeii, jugaron con el fenómeno de la desinformación y del concepto financiero de escasez.

“Empezamos con más seguidores en redes sociales que zapatillas disponibles para vender”
Jaime Garrastazu, cofundador de Pompeii


Hicieron un primer pedido de 350 zapatillas y, durante el mes de fabricación, empezaron a subir fotos de partes de las zapatillas en redes sociales (cordones, la suela, los detalles…), sin explicar quiénes eran o dónde iban a vender las zapatillas. Esto generó un gran movimiento en redes sociales. La gente hacía ruido y ese ruido fueron los primeros inicios de la marca Pompeii.

Además del fenómeno de desinformación, en su pistoletazo de salida trabajaron con influencers e instagramers de cara a aumentar su difusión.


“Hace 4 años, la tendencia de influencers aún estaba comenzando y no estaba profesionalizado como en la actualidad.”


En sus inicios, viajaron por toda España vendiendo zapatillas en tiendas pop-up físicas llevando el producto en una furgoneta, haciendo stands de cartón y difundiendo en qué ciudad iban a estar por redes sociales. De esta forma, solo vendían 3 días al mes. La primera vez vendieron todo su stock en 2 días de pop-up, dado que había mucha más gente interesada que zapatillas.

Jaime Garrastazu en #ThinketersLive






















Entraron en el mundo online, con una página web que compraron por 300€ y un e-commerce sin botón de compra
. Querían trasladar el éxito offline al mundo online. Informaron en redes sociales que el viernes a las 9 de la noche abrirían su tienda online y que solo estaría abierta hasta el domingo. De esta forma, vendieron 700 zapatillas en un fin de semana, el triple de lo que vendían en una pop-up física, y ahí es donde se dieron cuenta que su mundo era Internet.

Autor


Alicia Cifuentes

Alicia Cifuentes

Social Media